My diary #1 ¿Qué te pasa? Nada

Yo, soy una chica no muy alta, enfadosa, con el pelo algo destartalado, demasiado sincera, impulsiva y demasiado tierna. Si algo me caracteriza, es que no sé ser mala con la gente que me ha tratado bien. Pero igual que me han tratado bien, me han tratado de lo peor y a veces, me tachan de buenaza. A veces, me gustaría ser más “capulla” pero tengo que estar muy disgustada por algo para ello. Soy buena amiga, de hecho peco de dar mucho, olvidándome demasiado de mí. Pero es que creo que si la persona se lo merece, todo lo que haga por ella o él será poco.

Hay momentos en los que más me valdría estar callada. ¿Por qué las mujeres cuando estamos enfadadas no decimos lo que nos pasa hasta que no pasa algo que nos supera y entonces, sacamos todo lo peor de nosotras? En mi caso, tengo que sacarlo sí o sí pero si me callo…¡ay! Si me callo.

Eso me pasa con él, que comienzo diciéndole que no me pasa nada y acabamos discutiendo porque no quiero decirle lo que me pasa. No se lo digo porque sé que soy muy tajante con lo que digo y algo severa con mis palabras. Otras más calmada, explico lo que me pasa por mi corazón y mi mente pero esa es solo una parte de todo lo que me gustaría decir.

A veces es porque no quiero hacerle daño con mis preocupaciones. Otras es porque estoy harta de repetir una y otra vez lo mismo sin rectificación por su parte.

Muchas de las situaciones que hemos vivido a lo largo de nuestros 9 años juntos han sido preciosas porque nos mirábamos a los ojos y nos teníamos ganas. Nos matábamos a besos, nos mirábamos y sabíamos que nos queríamos pero ahora, con la llegada de la crisis estamos más distantes. Hemos tratado de hacer nuestra vida por separado, y luego juntarnos para tener más de que hablar pero desde que el no encuentra trabajo nos vemos todos los días, mañana, tarde y noche. Pasamos tanto tiempo juntos que creo que nos tenemos tirria. Estoy deseando que le salga trabajo para darnos más espacio y dejar la miseria atrás.

Él es un hombre cariñoso, sincero, espontáneo y eso si, muy claro. Si tiene que llamarte “perro judío“, lo hará con la promesa de ser fiel a su forma de ser y su carácter. Siempre me cuida, pero no me refiero a cuando estamos enfermos. Sino que de vez en cuando, me prepara alguna bebida como café, infusión o té. A veces me prepara un baño caliente en invierno, con espuma y velas con mi libro para que me relaje. Suele darme mi espacio para mis cosas y mi propio disfrute. Pero así como también es el hombre que toda mujer le gustaría, tiene algunos defectos que quisiera que se diera cuenta que no le benefician. Ya no es cambiarlo sino que se dé cuenta, que despierte y si él cree que debe cambiarlo, en su elección está.

Él y yo, tan solo llevamos 2 años en matrimonio pero la historia de mi boda ya será para otra entrada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s