Motivos.

¡Hola mis lectores , seguidores y nuevos lectores! Imagen de Jordan Whitt ¿Porque cuando uno se enfada por el motivo que sea, siempre pesa más por qué le ha sentado tan mal a la otra persona, que la que ha sido principalmente afectada por el enfado y que a pesar de todo hay un complot entre todos los componentes en que tú no tienes razón y te resignas, te echas atrás porque hasta quien creías que estaría de  tu parte, estaría contigo cree que no tienes razón? Entonces surge la duda:  ¿Me estoy enfadando con motivo?  Anuncios Continúa leyendo Motivos.

Albor.

Imagen de Keren Turmo  Almería, amanecer. Se ha convertido en nuestro confidente,  Desde el albor.  Me encandila las mañanas  Emitiendo su sonido que a veces cambia  Según mi estado de ánimo,  Si me siento gris,  O de un tono más azulado. Llegando a mis sentidos,  Haciéndome suspirar …  Estremecer… Llorar de la emoción o  Reflexionar.  filosofar, Meditando,  Erizándoseme la piel… Puede hacerme vaciar las penas del ayer,  Renovando la jornada,  Con nuevos aires,  Mejor humor. Me decanto por los ritmos soul que  reposan en mi corazón y  Al mismo tiempo mi estomago  expulsa notas emocionales que Esconden unas veces dolor y … Continúa leyendo Albor.

Otoño.

Imagen de Jeremy Thomas Las nubes tiñen el cielo  Anidando en mí interior la esperanza Hubo un día en que  Todo lo que quería era saltar  Corretear,  Pisar los charcos Hacer surcos en la arena con agua  Para hacer bolas de barro  Creceré con la esperanza de ser adulta,  Mas no con la madurez que todos deseamos Ni tan si quiera con los valores inculcados,  Por el camino se perdieron. No hay lluvia que no haga renacer a la niña que fui, Que haga volver a reencontrarme con las hojas secas del otoño  Aplastarlas… Impulsarme y Saltar… El crack de … Continúa leyendo Otoño.

Subes y bajas.

¡Hola lectores, seguidores y nuevos lectores! El peso ha formado parte de una gran etapa de mi vida:  – Si sigues comiendo así, engordarás. Imagen de Niklas Rhöse Lo curioso es que aun estando delgada, se me controlaba la comida porque tenía tendencia a engordar, y como seguramente habría notado mi madre, me gustaba mucho comer. ( para que negarlo ) No fue hasta llegar a la adolescencia cuando yo, pesando unos 45-50 kg, llegué a plantearme que quizás algo fallaba en mí. Los compañeros de clase me miraban mucho, los chicos. Las chicas, digo yo que algo les corroía … Continúa leyendo Subes y bajas.

La llamada.

¡Hola mis lectores, seguidores y nuevos lectores! imagen de Daria Nepriakhina No fue la suerte de que me llamara, ni tan si quiera que la hubiera enviado un mensaje. No es que sintiera alegría, más bien me sentía afortunada de poder hablar abiertamente con ella. No hablabamos mucho, pero aquellas palabras me inundaron de una ternura y orgullo que solo puedes sentir cuando no hay malicia, cuando todo se dice de corazón y con lo que te nace.  Ella atravesó también un trágico momento en su vida que de algún modo nos puso en el mismo camino por que pasábamos … Continúa leyendo La llamada.