Historias con “K”: Alter Ego

¡Hola mis seguidores, lectores habituales y nuevos lectores!

 

Refugiada en el interior de tus pensamientos. Para bien o para mal, encontrarás la soledad apaciguadora de tus opiniones contra el racismo, la crueldad, la política, la maternidad… Entre tus alborotos está tu estirpe de la opinión propia que mal logrado en pareja ajustarás a una voz blanca, casi inaudible, que callará tus pensamientos. Por suerte no tienes que callar. Hay una voz que se hace onda en la postura que te refieres. Por suerte, y porque los tiempos han cambiado, o lo están haciendo, no debes postergar tu valía. ¿Entonces porque hablas entre sigilos? ¿Por qué denuncias a voz callada los pensamientos que muchas hemos vivido? No se trata de echar una lanza, no se trata de maldecir. Cada decisión adquirida por el razonamiento es digno de valorar, ser desmenuzado, ser inspeccionado, debatido y no cambiar si eres fiel a tu opinión. Cada elección razonada, se puede divulgar a nuestro modo, a nuestra deriva haciendo comprender mediante la palabra y con los dotes correctos. ¿Qué tienes qué decir? ¿Qué te viene a la mente?

Continúa leyendo “Historias con “K”: Alter Ego”

Relato: Anhelo

Desearía estrecharte mi mano, como cuando era niña y lo hacía con aquellos que llamaba mayores. Qué lejos estaban los años en que diría, ¡cuánto tiempo ha pasado! Te anhelé en mis sueños, una y otra en mis realidades. Y es que no sabría escribir la vida sin la llegada de ese día clave, sin la llegada de los cumpleaños, de las fiestas y de las conversaciones. Una madre es el Cobijo y el nido. No sabría y ni supe ubicarte en un lugar. Quizás en la silla, leyéndome un cuento, quizás hablándome, de cualquier banalidad y reiríamos sin atender … Continúa leyendo Relato: Anhelo

Recuerdo de niña.

Recuerdo que ser niña era solo subir al balancín. Subir y bajar era algo que a todas las niñas les puede encantar. Si de trepar se trataba pues se trepaba, y ¿Qué hay de los columpios? empujar al que esta en el sillín era tan divertido cómo el que estaba en el sillín. Correr, renegar por la merienda, aunque para ser justos, fui una niña que si le decías que se estuviera quieta, lo estaba pero ¿quién no se anima con los demás niños a la gresca? Pronto acuden los ejercicios de verano, las vacaciones y papá y mamá preparan … Continúa leyendo Recuerdo de niña.