Acusación apresurada

Acusación apresurada. «Rojo yo» Soy las estelas de un mar de deseo que se interrumpen con.el alma quebrada por lo que se supone que un día debería ser. Bien, ya no me acusa la prisa ni la ansía cuando mis piernas pueden correr o caminar, cuando mis pulmones pueden expandirse o puedo diferenciar colores .Sigue leyendo «Acusación apresurada»

Anuncio publicitario

Un nuevo amanecer

La vida trae consigo retales de momentos que fluyen alrededor sin que nos demos cuenta: estamos de prestados. Y la muerte, es nuestro seguidor fiel. No confío en aquello que no es parte de la naturaleza que hace la idiosincrasia del ser humano, en fallo y correccion. Se puede errar y se puede aprender. LoSigue leyendo «Un nuevo amanecer»

La calle de la concordia – Relato

Una luz cegadora irrumpió de camino a su casa. Aquel ser le dijo, «La catástrofe llegará después de contarlo» aquel ser de visión borrosa debido a la niebla le había dado una pista en la calle de la concordia a eso de las ocho de la noche, por lo que ni habiendo bebido ni gota,Sigue leyendo «La calle de la concordia – Relato»

Tentativa – «J» DE POESÍA

He perdido la noción del tiempo, de todo cuanto me proponía el día para sobrellevar el frío. Ojos, haced de esta visión, invernal, lo que en su día fue la dicha para salir del dolor. No todas las luchas son iguales. Por eso, me pierdo entre fantasía y desorden para sobrellevarlo con el néctar deSigue leyendo «Tentativa – «J» DE POESÍA»