DIARIO: POR SI ME LEES…

¡BIENVENIDOS A HISTORIAS CON «K»!

Me he perdido entre letras que superaban el dolor de alguna manera para no sentir el supor de los golpes que recibía. Al corazón o a la valía, los golpes se repiten una y otra vez en el mismo sitio, distinto camino. Y hoy, he venido a cogerte de la garganta, a encogerte de la vergüenza y hacerte entender que no vales y que debes aprender porqué no vales.

En mi triste y oscuro corazón, hay un brío de luz a tu mirada, admiración y adulación. «No es para tanto, tú eres mejor» donde ves una posibilidad, yo pongo un impedimento «¿Y si no soy suficiente…?» y»Si no es cómo creo?» he luchado algunas veces, haciendo reverberación de lo que hay en mí. Y lo sé, soy un monstruo que vive de la carnaza maligna que es lo imposible, lo incongruente, la falta de posibilidad, muros de carga para flechas de amor, amistades que se han quedado en el camino y amores que intentan flanquear la barrera para llegar directos al corazón o la razón. Me conmueve la carne, los pedazos de sangre con cuajos de carne, el dolor sufrido entre mi corazón y las ganas de seguir luchando por algo que nadie ve sentido, ese sentido, lo pongo yo, el dolor en mis venas.

Se han desbordado las ganas en querer seguir adelante en inicios que se negaban a ver un final infeliz aunque la soledad penetrara en el alma y en agua de mi alma. Lo que yo quería, era encontrar lo divino de la vida, y por eso, reflexionaba y relataba mi dolor, con las miradas reticentes de quien no soporta la intranquilidad de una apuñalada, las mías, a mi misma, por tal de socavar un poco de calma a ésta drogadicta del dolor. No me culpéis, luchaba contra las sombras, contra lo putrefacto de lo exterior que quería penetrar e introducirse en mi luz blanca, como si de pureza yo pudiera vivir, reencontrandome con los recuerdos bellos del pasado, cápsulas de alegría para la voz grave, quebrada y las lágrimas de mares que las noches se confundían con la tinta negra de morfeo. Pero no, morfeo no es bueno y me susurra, morfeo me muestra la adicción de letrarme, me mueve y me revive por tal de encontrar esa paz interior que me acusa cuando ya no queda nada en este pensamiento que me obligue a luchar con espada. Torturo las letras y ellas me sacuden para poder liberarme de mi condena. Por si decidieras leer, amiga mía , letras mías, me siento desnuda.

He visto el silencio en tu mirada, no hay nada que me haga sentir más desprotegida. Mis sinceridades, y tu juicio, bueno o malo, siempre en silencio, compartido con lo exterior mientras golpea la daga de tu amor, ese que un día posaste sobre mis letras como aprendiz, para dejarme volar. Pero las esporas de lo que un día nació hoy sucumben a las letras imperfectas, y se suceden tambaloandose, bamboleando los sentimientos en humos de una adolescencia que vuelve para recordar que los ojos están para ver, las emociones para apreciar lo que no podemos ver y los sentimientos para poder darle sentido a lo que decimos. Naturaleza, ¡VEN A MI!

Donde mi verde en mi habitación, mi verde en mi naturaleza, hojas que se rompen y se desquebrajan en solo una punta de un bolígrafo, por la prisa y la condena de mis palabras, si acaso quiero vejarme, contariamente, logro zafarme bajo las letras dolorosas de tu silencio, y esta naturaleza que impulsa a la tranquilidad, sosiego bajo mi pensamiento inquieto. No paro, escribo y hago rallotes, se acelera la vida y las letras borrosas inteligibles solo por mi habilidad conocida de quien conoce su letra, para otros, el enigma enfrascado y descifrado al pasarlo a la máquina de escribir. Soy pura letra enfrascada en este recuadro y no lo veo, porque lo salado ha vuelto a mojar y emborronar mi credulidad, «No te lo creas demasiado, no vaya a ser …» Donde los grandes que son grandes, y por humildes, regueros de sangre y culpa por no llegar hasta ese momento de paz y remanso para expresarse con la misma convicción y libertad de quien vive a través de lo doloroso y lo alegre, la indiferencia y la soledad, el amor y la amistad, la familia o esas personas que un dia se convirtieron en amigos, qué habrá trabaos y proyectos que nos lleven una vez más a ese color, verde tranquilidad, calma por doquier y pensamientos que nos sacan de lo más temible para después furiosa… Arremeter contra una misma. Desnuda, callada o impulsiva, qué trabajoso es vivir tanto, sentirse tanto, expresarse tanto, esas emociones tan profundas que dañan y sanan al mismo tiempo. que calan y protegen de lo que se supone que el verde tranquilidad un día nos vino con una premisa para superar obstáculos y hoy… Hoy no nos sirven. Pues aquel suceso doloroso, bien te enseñó que sí, eres capaz de sobreponerte, de ver belleza allá donde lo haya, sea bueno, sea malo, ¡qué importa la respuesta si lo que quiero es sentirme mi más extenso y perduradero YO!

En todo caso, esta es mi lanza:

EN SU MOMENTO TE SIRVIÓ PARA PROTEGERTE, HOY… YA NO ES NECESARIO PORQUE HAS SOBREVIVIDO. ESTÁS AQUÍ…

DÉJATE VIVIR.

POR SI ALGUNA VEZ ME LEES, AUNQUE ME DE VERGÜENZA… ESTE ES MI VERDADERO DICTADO DE MI CORAZÓN.

HISTORIAS CON «K»

Anuncio publicitario

Publicado por historiasconk

Soy Blogger desde hace algunos años en: El Rincón de Keren y me vuelvo a reivindicar con este nuevo blog, más personal.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: