Relatos y cuentos: ANUK y el bosque

con la tecnología de Canva
by HISTORIAS CON «K»

ANUK, era detestada por su apariencia, por su libertad en hacer las cosas, por su habilidad por hacer de los problemas, grandes proezas, donde un dolor, se convertía en la excusa para seguir haciendo aquello que ella quería.

Un día los niños la vieron como jugaba sola a pesar del gran revuelo que había causado ella misma: había quebrantado la ley de saltar por los arbustos.

Muchos eran los niños elfos que se preguntaban si aquella niña, ANUK, escondía algo, si era que lo que ella quería era únicamente llamar la atención, ir en contra de las leyes o tal vez, estaba loca. Tan loca que no podía distinguir qué era bueno, y que era malo.

Aquella niña, nunca se preocupó de cómo la trataba la aldea, pues lo importante para ella era estar feliz, hacer lo que la hiciera sentir mejor, luchar por las injusticias y por la naturaleza. Algunos apoyaban lo de querer ayudar a la naturaleza pero no con la brutalidad con la que ella lo hacía:

«Tenemos que hacerles entender a los humanos que sin nuestras flores podrían morir, hagámosles un susto, con el que no puedan decir que no les avisamos» Decía siempre ANUK…

En la aldea se les atribuía la habilidad en cada tarea, y ella naturalista que se había proclamado, todos la miraban con la extrañeza de quien no está bien de la cabeza. Pero ella regaba las plantas , hablaba con ellas, les daba masajes, extría polen de ellas, ayudaba a las abejas en su labor con la miel y a cambio las abejas la dejaban probar el dulce néctar para una barriga llena y más juegos. Pero ella, como todos los niños, también tenía tareas, recoger la mesa después de comer, lavar los platos que ella había ensuciado y barrer. Luego se iba a jugar toda la tarde hasta que el sol se ponía.

Eran hadas elfos que poseían magia limitada. Aquello se podía traducir en que un mal uso de ella, era mal visto, indebido y hasta castigado. Pero ANUK, la usaba para curar plantas, animales y elevarse todo lo que quería por entre las flores. Botaba de flor en flor y era la niña más feliz. ¿Qué importaría si estaba sola? pero un día todo cambió:

«Hija mía, tienes que tener amigos. ¿No querrás ser un bicho solitario?. ¿No querrás quedarte soltera para toda tu vida?. ¿A caso intentas castigarme?» Le decía la madre sin saber qué causaría en la pequeña …

ANUK, comenzó a mirar a su alrededor, nadie quería acercarse a ella, todos las temían, todos intentaban apartarse de ella en cuanto la veían. Era algo en lo que no había recavado nunca. Vio a unos niños jugando con el agua del molino, y ella también quiso jugar. Se acercó pero aquellos elfos la insultaron con desdeño:

«¡Loca! vete a hacer locuras con las plantas!» ANUK, ingirió una lagrima y un dolor en el estómago para partir hacia el bosque a llorar. Y allí hallo lo peor que podría sucederles : Las flores se estaban muriendo , bosque había sido talado y los animales huían a toda prisa. Seguramente huían a un lugar mejor. Entonces corrió a la aldea para avisar a su tribu pero estos osaron burlarse y no tomarla en serio.

«Están acabando con la naturaleza.¡ Tenemos que hacer algo!» Dijo ANUK

«La naturaleza nunca se acaba. Vete con tus locuras a jugar, niña» dijeron algunos

Ella que no sabía muy bien cómo proceder, habló con sus padres y estos decidieron que debían habar con el gran árbol sagrado.

Este les advirtió:

«Lo que vuestra niña dice, es tan cierto como las raíces que engendradas antaño, se van debilitando solo con la contaminación del aire y las escasas lluvias producido, todo por la dejadez de los humanos. Solo hay que alertarlo para ello, la aldea debe ser advertida» sentenció el Árbol sabio

Entonces convocaron a la tribu aldeana y fueron remitidos a combatir la contaminación. ANUK lloraba desesperada, los niños, agachaban la mirada porque sabían que ella había estado avisando mucho tiempo sobre ello. Los mayores, pedían ayuda a ANUK y esta salió corriendo.

En el bosque arrasado, por la parte en la que no, divisó algo. ¡Era un humano pequeño!

Ella pensó que era la gran ocasión de advertir a los humanos. El niño humano la vio y sonrió.

ANUK saltó y sonrió también ha encima de su hombro:

«¿Como te llamas pequeña criatura?» le susurró

Ella se presentó y el niño también entonces la niña elfo se puso a llorar y al preguntarle el niño supo el dolor que le causaba la naturaleza. El niño, habló con sus padres para ayudar a la niña elfo pero los padres pensaron que eran criaturadas. Entonces, el niño acudió al pueblo; concretamente a la oficina de Green peace para alertar de la tala de árboles. Estos, extrañados. Primero comprobaron que lo que decía era cierto. Cuando dieron el visto bueno.

Pasaron meses en los que Green Peace luchó contra la causa, y fue mínima la atención de la gente pero gracias a la ayuda de aquellos humanos, el bosque quedó en sosiego, por algunas décadas, pero nada era seguro porque, los humanos, tendían a olvidar muy rápidamente así que se les recordaba mediante albores rojizos, amaneceres rosados, iluminaciones iridiscentes, plantas precisass y materia prima extraída de los bosques, que la vida, comienza en el bosque y por ende sin aquellas vegetaciones, el pulmón, no podría sobrevivir.

RELATO ELEGIDO CON EL NOMBRE QUE VOTASTÉIS EN INSTAGRAM : ANUK

GRACIAS POR LEER,

GRACIAS POR ESTAR AQUÍ,

HISTORIAS CON «K»

3 comentarios en “Relatos y cuentos: ANUK y el bosque

  1. Hola, Keren.
    Entre tantas cosas que hacer hacia tiempo que no me pasaba por tu blog complementario a El rincón de Keren. Y veo que todo va sobre ruedas. El cuento (y tu imaginación) es fantástico. Y el nombre elegido me encanta. Yo no tengo Instagram pero hubiera votado también por ese nombre. Por otra parte creo que la emergencia climática cada vez es más grave. Los incendios en Australia y la de-forestación de la Amazonia son para ponerse a llorar.
    Un fuerte abrazo.

    Me gusta

    1. Hola!! Sí, tenemos a los peques que tienen a su generación en progreso para una nueva visión del mundo. Abordamos, lo verdaderamente importante, en vez de fijarnos únicamente en lo malo, la importancia de preocuparse del mundo que nos rodea. Somos todos uno, por lo tanto, debemos ayudarnos unos con otros , apoyarnos para luchar juntos con cada pequeño acto. Claro que la de-forestacion es algo más duro , quizás comprar papel reciclado, consumir en pequeños comercios, reclicar… Pero poco a poco podemos ir haciendo. En mi casa se recicla y veo también lo importante es que pongan a disposición del barrio los puntos de reciclaje, papeleras y etc en Almería, habían muy pocas papeleras. Poco a poco , por ejemplo , un mundo más limpio.

      Me gusta

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s