Una semana conmigo (II)

¡Buenas a todas y todos !

Seguimos con esta semana conmigo en la que os hablo de otra cosa más de mi. Quédate porque hay que contar otros puntos a cerca de mi y me hace ilusión contártelos:

¿QUÉ VAS A ENCONTRAR?

Te invito al primero que hice, y que veas un poco, la dinámica de estos días para que no te pierdas nada. Enlace: UNA SEMANA CONMIGO (I)

Con la tecnología de
‘CANVA’
BY HISTORIASCONK

UNA SEMANA CONMIGO: El café y “K”

Si hay algo que me gusta más que leer, es el café. Ya sea solo o con leche. Desde hace algún tiempo, bajo a la cafatería del barrio y en terraza, observo a la gente, imagino si en realidad me conocen o no, porque después de doce años fuera de Barcelona, debido a mi poca memoria para recordar a la gente que conozco, seguramente ellos, se acuerden más de mi, que yo de ellos.

Lo que me gusta también es pasear por ese puente que separa mi pueblo con el de al lado. Las vistas con increíbles y con los años ha sufrido transformaciones. Lo habéis visto en dibujo pero más adelante, para no recargar la página os hablare y os mostraré más de ese puente.

Pero a lo que iba. El café lo comencé a tomar cuando aun iba al instituto primero para aguantar toda la mañana esos dos días a la semana que nos hacian entrar a las 8 de mañana. Y ya luego cuando comencé a trabajar, cuando me dio por levantarme todos los días, a las 5 de la mañana. El caso es que soy muy coqueta (Cuando quiero) y arreglarme suponían, a fin de llegar puntual, horas extra para arreglarme. Pero ahora, hay gente que me dice que debería arreglarme más. Eso es porque no saben lo que tener que arreglarse a las 5 de la mañana cuando trabajas. ¿EH o no?

Si os soy sincera, mi gran ilusión ahora, con el café, es probar todas las variedades que haya. En Barcelona esta el Sturbucks y creo que hay muy buena variedad, pero siempre me acusa el mogollón de gente y termino por desistir e irme a una cafetería convencional con un cafe con leche, bien cargado.

¿CARGADO, SOLO O CON LECHE?

Ajá! ¡el gran dilema! si recordais los yogures que siempre habían en los 90 y que unicamente se compraban de esos… os diré que con el café pasa lo mismo, y era porque NO HABIAN OTROS. Ahora que hay esas cafeteras chulisimas que te hacen expressos, y hasta creo que latte con leche, ¿Quién quiere ir a una cafetería cuando puedes tomarlo en la cocina o en el salon de tu casa? Yo te lo diré quien, aquellos que les gusta estar en el meollo de la gran ciudad.

Es cierto que a no todos les gusta el barullo de gente aglomerada y menos que como yo vengo de una ciudad poco concurrida en la que solo se llenaba de gente los días de fiesta. Pero Barcelona es otro nivel, solo pasear por la rambla ya hay aglomeraciones a no ser que sea tarde. Así que hay que saber cuando recurrir a pasear o tomar algo en algún sitio. Yo opto por los pueblos. Suele haber menos gente, (Más o menos) y se suben a la cola la capital en ofrecer lo mejor. Pero sí, me enrollo y no te digo que es lo que más me gusta. Pues ahora te lo digo.

El café con leche es por excelencia mi bebida favorita pero el café solo lo tomo también. Ahora que he descubierto que el café solo me da sueño, no se muy bien como encajarlo. Una cosa es que el café solo me de sueño, sin embargo hay gente que se puede tomar infinidades de tazas de café y dormir tan anchos. ¿Quiénes son? ¿Qué clase de vudú o conjuro practican? o ¿A quien han hecho promesa?

Soy incapaz de irme a domir a las 9 de la noche. Ya sabéis… exceso de cafeina, pensamientos que vienen a la mente, cursos, lecturas, comidas de ollas, todo lo que suecede en el día, lo bueno… lo malo … lo que quiero hacer… ¿En serio se puede vivir sin pensar en nada de eso?

Ahora que estoy en otra ciudad no, pero antes que convivía en pareja llegamos a gastar en más de 200€ en cafeteras porque las industrias ya hacen cafeteras que duren. Así que las de plastico, las de toda la vida y todas estas de los chinos… Se rompieron (A la basura junto con todo mi dinero) pena penita, pero ahora lo bebo soluble, y tan ricamente. Pero es de buena cafetera ese café en la cafeteria de siempre, esa pastita de horno en la panadería y ese café después de comer y por la noche. Aunque se dice que el buen cafetero, lo toma solo, caliente y sin azúcar. ¿Qué opináis?

Mientras hago una pausa para presentaros el post del día siguiente y lloro un poco por la perdida de mi dinero en las cafeteras, por su recuerdo, te invito mañana a acudir al post siguiente, esperando que te haya gustado el de hoy y el anterior.

¿Eres cafetero/a? ¿Cuál es tú favorito?

“Detrás una persona, hay una cantidad proporcional en café”

foto de historias con “K” frase de la red.

GRACIAS POR LEER,

HISTORIAS CON “K”

2 comentarios en “Una semana conmigo (II)

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s