Relato: Mamá está rara

¡Buenas, mis asiduas/os!

Ya conocéis esta entrada. Bienvenidos a todos así que para los que no tengais idea, clicád en la entrada y para los ya asiduos al blog, Pasamos al relato de hoy:

HISTORIAS CON “K”

RELATO: MAMÁ ESTÁ RARA

HISTORIAS CON “K”

Mamá está rara. Se viste maquilla para ir al cole, la he visto sonreír al espejo como si estuviera hablando con papá, a veces tarda tanto en arreglarse que tenemos que esperarla por horas y ella responde siempre con un: “Para estar guapa hay que sufrir” y papá que sabe cómo es ella sonríe y le dice lo guapísima que está. Pero yo, si tuviera que esperar a una chica tanto tiempo, ya me habría quedado dormido. Pero era cierto, estaba muy guapa con su vestido azul y los tacones pero hay otra cosa más rara. Ahora, por las noches, lleva siempre un nuevo pintalabios lila que le queda como las cantantes roqueras que salen por la tele. Lleva ese albornoz que papá le regaló un aniversario y que ella tanto decía que le gustaba pero solo recuerdo decírselo una vez. Ahora la veo todos los días con maldito albornoz mientras papá la dice al oído lo preciosa que está. Se piensan que no me he dado cuenta de como se miran. Juraría que me esconden algo.

Tengo que reconocer que no había fijado en que llevaba pendientes por casa, y hasta maquillaje o algo que ella llama exfoliante, que dice que luego te lavas la cara, y que te queda la cara muy suave y limpia. A ver, oler huele muy bien. Me recuerda a la ropa que sale de la lavadora limpia y fresca, a hogar. Pero no entendía porqué se ponía pintalabios si no tenía que salir a la calle, ni ir al trabajo, ni al cole, ni quedar con las amigas… No era navidad, y tampoco era nuestro cumpleaños. Se me ocurrió preguntarle a papá porque las mujeres eran raras, pues alguna vez, le había visto hacer en fiestas navideñas lo mismo a mis tias en casa de el tio Gustavo. todas en pijama y a ninguna se la veía fea o dejada. Mi padre me llevó a mi cuarto para arroparme y me dijo:

-Las mujeres tienen una forma peculiar de hacernos atender para que las consintamos, las demos un elogio o simplemente, nos fijemos en ellas. ¿Verdad hijo que cuando te gusta una mujer, la pegas o te metes con ella? Pues ellas se arreglan, se ponen guapas y sobre todo, hay que respetar eso que ellas deciden hacer durante tantas horas porque les gusta verse como reinas, como lo que son.

– Ahora entiendo porque la dices guapa. ¿Pero que pasa yo no le digo que va guapa?

-Entonces … ¡Agárrate que vienen curvas, hijo!

HISTORIAS CON “K”

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s