FotoRelato: Glories (Barcelona) Recorriendo mi ciudad. Recordando…

¡Buenas mis Asiduas/os!

En esta ocasión dedicare unos momentos, cómo los que vivir ayer, a hablar de mi paseo por tierras Catalanas.

Los asiduos al blog conocéis muy los #FotoRelato de esta sección. Y sí, aun hay que hacer algunos retoques a la página pero la verdad, ese momento los dedico en el fin de semana y este fin de semana, quería descansar para poder estar a tope esta semana. Pero tiempo hay para todo.

(*)Aviso: La experiencia es mejor desde el ordenador.

Por HISTORIAS CON “K”
Con la tecnología de ‘Canva’

Mi recorrido me lleva a la Sagrada Familia, pero cómo no quería llegar en seguida, caminé todo lo que pude a fin de cansarme, por los alrededores de La Sagrera, parecía que aquellas botas iban a fastidiar el día todo, y más. Así que aminoré la marcha y me detuve a ver las casas, el ruido por aquella zona, y a medida que me iba alejando de la meridiana era menos notorio. Era curioso porque a pesar de haber tantos jóvenes por aquella zona no había o solo mayores o solo juventud. Había un reparto equitativo por todas partes, pero al llegar a una zona , El Camp de l’Arpa, se notaba que la gente era ya entrada en edad.

Pude ver para la gracia de mis ojos, muchos parques apartados de la zona concurrida, mucha gentío para la hora que era, ¿Pero qué hora era? no quise mirar el reloj porque estaba disfrutando y no quería fastdiar el paseo con la prisa por llegar a casa e ir a comer. Así pues, no miré el reloj.

Subí todo lo que pude, para mi desgracia, me perdí pero al preguntar no iba en mala dirección pero los zapatos se habían roto y tan nuevos y tan bonitos estaban fastidiando el camino. Pero nanai de la china, que yo no me iba de allí para casa. Cogí, después de unos diez minutos caminando, el metro hasta la Sagrada Familia, e intenté entrar en esos afamados Sturbucks. Aunque intuía que estaría a rebosar, quería probar algún que otro café. Estaba harta de tomar siempre lo mismo. ¡Hay que probar cosas nuevas! pero la cola era tan inmensamente larga que me prometí a mi misma madrugar mucho para encontrarme la cafetería algo más vacía y con un poco de suerte, pasar la mañana escribiendo allí porque me fije que tenían terraza en la calle y demás sillones en el interior. Y era de esperar que un recorrido adecuado para esas largas esperas hasta llegar a la caja. No me gustaría tener que trabajar allí a horas puntas, me dije. Aun con todo, me resistía a no tomar un café así que justo al doblar la esquina, tome uno en un chino, consulte notificaciones y allí cayó una fotito del café. Pero seguramente, fue cafeteo que más me ha emocionado. La gente iba de acá para allá. Esta vez la juventud cubría las calles y los turistas, también. Se les reconocía a leguas, pues iban perdidos dando tumbos, no sabiendo hacia donde ir. Y yo, que aun tengo que recorrer mucho de mi ciudad, interiormente, sonreía porque yo, debía de verme igual después de doce años.

Sagrada Familia
(Barcelona)
Imagen propia

Aunque la fotografía no muestre a esa juventud y su juquesca. Os aseguro que el montón de ellos iban todos incluso con camaras fotográficas más buenas que la mía. La madre que abrazaba a su hijo para hacerse el selfie. El vendedor en la puerta haciendo gala de lo que vendía en el souvenir (Seguramente, más caro que el caviar) Y para qué negarlo los chicos jóvenes que tan bien se les ve. Empresarios tomando el café y la multitud, justo a la izquierda, haciendo la foto de las vacaciones que se acaban de la edificación. Veía niños pequeños, que no se separaban de sus padres. Los miraban en todo momento. Y me pregunto si no somos demasiado juiciosos a la hora de hablar de los peques y los adolescentes. Entendedme para mi edad, un adolescente es un crío. Y en mis distintas edades, siempre hemos ido muy a nuestro avío mi hermano y yo. Por eso, me sorprende mucho cuando veo a los niños y niñas tan educados, tan obedientes… ¿Sería porque son turistas y no conocen la ciudad? todo es posible…

Mi siguiente parada no menos interesante, me descolocó bastante, iba a ir a Arc de Triumf pero lo cierto es que no sabía si realmente estaría tranquilo el parque para leer por la ultima hora a la que miré el reloj. Pronto sería la hora de comer y todos cogerían el transporte para volver a casa a comer. O bien, a algún bar o restaurante que quede cerca y picar algo. Así que fui a Glories, si no me estoy equivocando, conecta con la Diagonal que además tiene una zona de tranvía que es preciosa. ¡Mi llegada fue sorprendente! No lo recordaba de aquella manera, y además , ¡Había mercadillo! “El mercadillo dels Encantes”

Els Encantes
(Glories, Barcelona)
Imagen de
HISTORIAS “K”
MERCADILLO ELS ENCANTES
(Glories, Barcelona)
Imagen de
HISTORIAS CON “K”

Los precios estaban muy bien. El ambiente multicultural me hizo sentirme más relajada y la curisidad me llevó a encontrar libros a muy buen precio así que, ni tan mal. Además hay un gran culto a la a las telas, fuesen de la que fuesen. Encontré desde ropa interior a decorados para el hogar pero quería seguir investigando y pasee por la zona, no me quedé muy lejos pues al llegar a la rambla… El sonido había bajado considerablemente. ¿era posible? hacía menos ruido? Soy muy maniatica con los rudos, lo sé pero yo que me paso el día con musica y otros tantos en el más completo y absoluto silencio para leer, lo capté sobremanera.

Aquí y hice de turita total, fuera miradas, fuera curiosidad y cayeron fotos que a lo mejor quedan para el recuerdo, pues lo estaba viviendo todo de una manera tan inesperada que estaba euforica. Y para seros sincera, lo veía todo cmabiado, tan hermoso… Me di cuenta de algo chulo que al llegar a casa mi madre me dijo que no había caído nunca en la cuenta.

Si os fijais en frene hay un edificio, y ese edificio es …

En cuento pueda ir, os lo contaré pero a parte de eso, como me sentía tan a gusto en Glories, me quede bastante rato allí leyendo, sintiendo las vibraciones de todo lo que emanaba el recuerdo. mirando a la gente: algunos con prisa, otros tranquilos , sosegados, otros perdidos y otros haciendo el camino hacia el cafeteo o la vuelta de este. Quizás, esperábais otro tipo de post /entrada pero lo cierto es que me ha echo tanta ilusión, que queria contarlo.

Y si os gustan, seguiré contando más. Me guardo una anecdota que ha ocurrido para enlazarla contra y así tenéis más qué leer para el próximo relato.

EL RECORRIDO DE MI CIUDAD. (RECORDANDO..)

RAMBLA GLORIES
Imagen propia de
Historias con “K”

GRACIAS POR LEER,

HISTORIAS CON “K”

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s