Cuento: Villa Alimentos

Hace muchos muchos años, una familia vivía en armonía y calma en su hogar. Papá dulce y Mamá vegetal se querian mucho pero lo que los unía, también los separaba. Un día Papá dulce, preparó unos donuts y cuando mamá vegetal lo vio no pudo estar más en desacuerdo:

  • Lo que los niños deben comer son verduras, frutas y legumbres.- Dijo Mamá vegetal
  • No, lo mejor es que coman dulces, chucherías varias, pastelitos y helados- Dijo Papá dulce.

Las discusiones se hacían cada vez más largas y no se ponían de acuerdo. Así que decidieron vivir separados para así, cuando los niños estuvieran con cada uno de ellos comieran lo que al papá o la mamá quisiera.

Así pues, mamá vegetal construyó una casa que tenía como forma una gran lechuga con un bonito jardín de hierbas y al contrario, papa dulce apiló un montón de donuts gigantes haciendo una pasarela para los niños de Sirope de cereza y unas hermosas cerezas de adornos. Así fue cómo se convirtió el lugar en Villa Alimentos.

Villa Alimentos por Historias con “K”

Cuando los niños estaban en casa de Mamá vegetal, los niños comían todo tipo de verduras: berenjenas rellenas, sopa de calabacín, batido de frutas y manjares increíbles de creer que estuvieran tan buenos y ricos pero que ellos siempre repetían. Por otro lado, cuando los niños estaban en casa de Papá dulce los niños comían : bizcocho de chocolate, muffins, gusanitos, pastel de limón y muchos dulces más.

Mientras estaban en casa de Mamá vegetal, ellos comían y luego jugaban tranquilos en el jardín pero cuando estaban en casa de Papá dulce, los niños corrían saltaban y no dejaban de comer ni un segundo, siempre llegaban alterados a casa de mamá vegetal. Sin embargo cuando estaban con mamá vegetal estaban en calma. Unas veces iban mucho al baño después de estar con mamá vegetal, y otras volvían con dolor de barriga después de estar en casa de Papá dulce.

Las semanas pasaban y los niños comenzaron a sentirse mal. Fue la excusa perfecta para que las cosas fueran aun peor:

  • Te dije que los niños necesitan alimentos sanos y vegetales. Por tu culpa, los niños tienen la barriga hinchada y les duele
  • No! cada vez que estaban contigo , volvían faltos de ir al baño. No había manera de sacarlos del baño.

La situación era desesperante. No se ponían de acuerdo así que por una vez en la vida desde que tuvieron a los niños, estuvieron en acuerdo en que debían llamar al Señor Cebollo.

Pasaron treinta minutos y el doctor llamó a la puerta de casa de Papá dulce. Les escrutó el pecho, les palpó la barriga, les tomó la temperatura y tras mirar el termómetro … emitió un diagnostico o más bien, una pregunta:

  • ¿A ver, porqué me han llamado?
  • Mire, tenemos un pequeño dilema familiar y es que mi mujer cree que los niños deben comer verduras y frutas y yo que deben comer dulces y bollería ¿Qué opina usted?

El Señor Cebollo se rascó la cabeza, echó una ultima ojeada a los niños , cogió aire y dijo:

  • Los niños deben comer verduras …
  • …¡Te lo dije! – interrumpió Mamá vegetal
  • … espere, no se apresure señora. Igual que pueden comer muchas verduras porque es bueno para el sistema inmunitario, y para mantenerse fuertes, al cuerpo no debe faltarle energía como un dulce, un pastel o un batido.

Los padres quedaron extrañados y al ver la cara de incomprensión de estos añadió :

  • Lo que quiero decirles es que, los niños, deben comer un poco de cada cosa. Mucho, es malo y es abusar. Ni mucho de lo uno, ni mucho de lo otro. Ni poco , ni mucho. Debe ser una proporción igualitaria para que el cuerpo no extrañe nada y sobre todo, mucha hidratación. Estén tranquilos, lo único que tienen los niños es un empacho y una sobre alimentación que con reposo y una dieta moderada y equilibrada, así cómo les he explicado antes, estarán de nuevo haciendo sus chiquilladas.

Los padres, miraron avergonzados al doctor y prometieron darles todos los alimentos necesarios para que tuvieran un buen sistema saludable.

Pasó el tiempo y los niños ya no tenían ganas de ir al baño ni les dolía la barriga. Comen verduras, frutas y los fines de semana, junto al televisor de Villa Alimentos, comen dulces. Y antes de ir a dormir comen una fruta y se cepillan los dientes.

¿Ahora que los niños se cepillan los dientes, tendrán otro dilema familiar Papá dulce y Mamá vegetal? Todo puede ocurrir en esta familia.

FIN.

Anuncios

4 comentarios en “Cuento: Villa Alimentos

  1. ¡Qué grande Keren!

    Uno de los mejores textos que te he leído en fondo, y forma. En el fondo porque a través de este cuento tan tierno nos ofreces muchas cosas: alimentación equilibrada, disputas paternas, y eso que ahora está tan en boga que es el sentido común.

    Y en la forma porque está muy bien escrito: gramática, narrativa, nexos de unión, estructura formal, y naturalidad al escribir.

    Sigue así, tienes un potencial tremendo además de ser ya una realidad como escritora.

    Un abrazo.

    P.D. Yo voy a comer dulces, y pizzas, pero solo hoy ja,ja,ja.

    Le gusta a 1 persona

    1. Comer bien puede ser divertido. Probar cosas diferentes para no hacer comidas copiosas y moverse mucho. Tú no paras así que si solo es hoy siempre puedes comer ensalada mañana lo importante es no aferrarse a un solo alimento. Ni solo verduras ni solo pizza o dulces.

      Agradezco tu tiempo y comentarios

      Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s