Diary: ‘Chico bueno’

La línea de la cordillera en la noche , hace particular inauguración. El silencio instaurado , guarda las calles y el viento sopla de Levante con la persistencia conocida.

Allá hay unas piedras , depositadas casualmente, con sus formas irregulares… a paso lento se divisa la esplanada , con sus majestuosas montañas, las de mi barrio. El manto negro , las ha cubierto de oscuridad, y solo veo su silueta. El lugar nos hace admirar el cielo y embelesarnos con las pocas estrellas de luces titilantes que ahora nos observan. Pasos, más pasos…Un lametón …

Donde hubo luz por el día, la sábana oculta el verdadero color de la hierba , es normal, son las tantas de la noche. Pero el alegre garbo del caminar nos descubre parejas volviendo a casa ¿Enamorados tal vez? Cosas peores se han visto y sus sonrisas les delatan sin embargo la noche, esta noche, es confusa. despierta la curiosidad sobre qué me voy a encontrar y mi amigo olfateador , ya ha encontrado su distracción : arrasar investigando todo lo que llega a su nariz.

Me divierte su curiosidad: todo es algo nuevo , claro, diferente , un lugar qué descubrir… Pasos, más pasos…

Las nubes se adentran por el este, empañando el cielo hasta convertirlo en un azul marino oscuro. Una cortina de viento fresco, nos azota los cuerpos y no puedo evitar pensar “aire fresco”

Mi mente está ocupada, sintiendo el vaivén de mis piernas, observando la madrugada, un coche aparece e inunda el espacio que habitamos, y tan pronto cómo apareció, desaparece entre las casas lejanas. Me invade una sensación de calma, serenidad… Latemón,

Ésta vez, no atiendo a la hora, sino al sonido que he activado para oír la radio: daremos el último rodeo.

Un paso, otro paso…

Mi amigo perruno, sube las escaleras. No sin antes mirarme con precaución , por si no es buena idea, nota mi decisión. Pasamos el parque y este me da otro lamenton. Enternezco y sí, he caído rendida ante su cariño.

El cielo se queja, nos recogemos al ritmo dictado , con calma, sin prisa, y echo un último vistazo a mi alrededor atravesamos la calle , giramos unas cuantas veces y llegamos a la puerta. Abro, y entramos. Cierro la puerta y le doy la señal: se sienta. Le recompensó con una caricia y sale escopeteado escaleras arriba. ¿Su premio? Agua

Ha sido un buen chico,

Una noche mágica,

Y un acompañante de lujo,

Solo puedo rendirme ante él:

Mi chico.

HISTORIAS CON “K”

NOTA: *Cómo estaba tan embobada con el paseo, solo he podido hacer esta foto porque la verdad, no me he acordado para nada de hacer fotos.

(Llegada a casa) 02:00h

Salida: 01:00h

¡Gracias por leer!

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s