Diary: La sonrisa de la Navidad

¡Buenas mis asiduas/os!

Un día cualquiera…

Te vi sentada en la puerta, donde un supermecado y la puerta, parecía un lugar seguro para poder atraer al dinero. Con tu vaso en una mano, te sentaste justo al lado de puerta del super. Nos miramos, el vaiven de la gente desde el interior y por la calle, no parecían causar ningún efecto en ellos. Es más concluí que , parecían todos ciegos. Hartos de comida, de dar vueltas por los pasillos del mercado para coger lo de siempre, las largas colas, el montón de comida, los carros y su repiqueteo, ¿calor o frio? daba igual, en el interior, ¿quien iba a preocuparse de ello? Ni yo misma puede que lo haya pensado sino al verte ahí con apenas unas monedas de cinco y cincuenta centimos.

En tu mirar, me preguntaba que te había llevado a estar pidiendo un valor que se te ha desmerecido. ¿En la calle? ¿Porqué? aunque intentaba articular las palabras para poder adecuar la conversación mientras rebuscaba en mi bolso, me mirabas con tus grandes ojos, tu rostro que aparentaba ausencia de quejumbrosidad. Y allí estabas tú, con una sonrisa mirandome. Y yo solo te pedi que me aguantaras la botella de agua para, en un intento de poder intentar hablar contigo, extender unas monedas.

Cuando llegan las fiestas y el frío…

¿No hubiera sido mejor haberle comprado comida o ropa? Haberla invitado a comer o desayunar? ¿tendrá frío? ¿Estará allí otra vez?

Solo recuerdo tus palabras, “El señor estará muy orgulloso de ti” maldita cruz la mía. No haberte ofrecido mi mano. Una conversación hubiera estado muy bien, donde una soledad teniendo dinero hubiera cubierto la soledad de no tener vete a saber qué. Y volví por allí otra vez…

No te hallé en el lugar. Y te busqué en mis paseos, pero no te vi, no te ofreci un abrazo, sino que me avergonzaba de mi misma, por no tener compañía, por no tener apenas dinero por no tener… ¿Tener?

Sé que te hizo feliz que yo depositara las monedas y aun recuerdo tus ojos centelleantes y tu sonrisa amplia, mientras acontinuación algunos echaban monedas al vasito.

No es Navidad siempre, pero lo que yo disfruto con una sonrisa…

Historias con “K”


Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s