La Generación que no aguanta nada.

En mi interior te siento tan pegado…

En el mismo momento en que te vi sabía que algo bueno sucedería y es que cuando no vemos más allá nos sentimos más cercanos a los sentimientos primeros. ¿Porqué entonces anticiparse a lo que ocurrirá?

Y me pregunto porque me hice tantas preguntas si no las sabía responder. Ellas me iban indicando cómo y no sabía cómo hacer.

De los Septiembres aprendí que un amor candente puede no ser fruto de los días hilarantes que hemos vivido. Podría haberse acabo. Porque un para siempre, es demasiado tiempo para pensarlo. Agota al pensamiento, sugestiona al alma y se siente presionado por lo que vendrá. No quiero estar pendiente del “qué vendrá”.

Pegada a ti, pero de modo en que nos hacemos el uno al otro, y nos dejamos ese trocito de apoyo que nunca nos dieron aquellos que no creyeron en nosotros. ¿Puede ser tan rico el sentimiento de apoyo por la pareja? Lo puede.

El amor, lo cura. Cura males y abrirá lo inesperado. Pero si sabemos afrontar con la calma adecuada, puede con nos sorprenda. No estás a salvo de dolor. Los encuentros en los que el desacuerdo no sea más que un día del revés. Qué importante es dejar lo nimio a parte, sin que el orgullo de la razón se imponga, sin que las nuevas características encontradas en el otro, sean molestia en un día izquierdo. ¿Es dificil comprender?

Lo es, y no es fácil dejar a un lado lo aprendido. Para entender que él o ella es así. ¿Es por eso que nos dicen la generación que no aguanta nada? A los más sabios, les diré que no se trata de aguantar. Comprendamos al que nos acompaña, de sentimiento empático, a ese, no nos ganan. Preguntémonos y decidamos si es tan grande que no podemos apartarlo mediante lo dicho, somos seres capaces de llegar al acuerdo sin que uno tenga que masticar el dolor de causado por el otro. Tal vez , no es tanto y no es dolor, sino un mal entendido.

Si decidimos caminar al lado de otro, si ese fue el motivo por el que hablar con esa persona no ensancha las ganas, si nos impulsa, si hace crecer, si nos consuela pero no nos permite estar demasiado tiempo en la baja…

Recuerda que estar al lado de alguien o dentro, no es dolor, no es punzada, no es resentimiento, no es celos, y mucho menos callar por no molestar.

Hablando se puede llegar al buen entendimiento pero

¿Estás dispuest@ hacer tales sacrificios?

 

superpop-test-8-thumb
Imagen extraída de Google (SuperPoP)

HISTORIAS CON “K”

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s