Recuerdo de niña.

Recuerdo que ser niña era solo subir al balancín. Subir y bajar era algo que a todas las niñas les puede encantar. Si de trepar se trataba pues se trepaba, y ¿Qué hay de los columpios? empujar al que esta en el sillín era tan divertido cómo el que estaba en el sillín. Correr, renegar por la merienda, aunque para ser justos, fui una niña que si le decías que se estuviera quieta, lo estaba pero ¿quién no se anima con los demás niños a la gresca? Pronto acuden los ejercicios de verano, las vacaciones y papá y mamá preparan … Continúa leyendo Recuerdo de niña.