Lo hice y lo puedo hacer.

Navegando entre lo que siento y lo que debería sentir, me doy cuenta de que a veces pecamos en querer estar felices siempre. –

Si entre el bamboleo de los sentimientos que se encuentran entre lo que me gustaría conseguir y lo que hago no es un buen sentir, a veces me desmorono. Me cuesta aceptar que no puedo con todo. Entonces me siento inmersa en mi mundo, ese en el que le doy todas las vueltas posibles a lo que me ocurre. Si puedo cambiar eso que me esta haciendo daño hoy debería poder cambiarlo igual que hice hace unos meses ¿no? – No es que no puedas, es que estás descansando mal y además estás hasta arriba de todo lo que te gusta hacer. – Me digo una y otra vez. El momento en que me digo ‘tienes que cambiar ese agobio por algo más distensible’ toma forma y con creces, logro apartar de mi mente aquello que me tortura, ¿Cómo es mi piel para los demás? ¿Lo que les molesta a los demás de mi? ¿Que se burlan de mi?

Consigo hacer lo que me gusta sin esfuerzo en querer hacerlo pero siempre, quiero hacer más. -¿Y eso es malo? – Me pregunto. -Es malo si cuando no lo haces te sientes mal. Lo que quieres es estar a tope – me digo una y otra vez.

He tenido la sensación de que puedo hacer más y mejor. Sin medias mitades o lo justo. Lo hice y lo puedo hacer. -Entonces hazlo. No pienses y hazlo. – mascullo. Sin embargo, el run run de la mente y el cansancio puede conmigo. Comienzo a pensar que, esta vez no podré dar el cien por cien de mi. Abatimiento, pesadez, cansancio, sueño… Mi mente sueña y juguetea con las calles de la ciudad. Me siento retenida por mis propias palabras y sentires.

-Hasta que no acabes de limpiar, no puedes salir…- Recuerdo

Ahora puedo hacer lo que quiera, tanto es así que mi vida, la controlo yo, más me rijo por costumbres del pasado. Revolotea en el estómago pero no puede evaporarse y no puedo evadir la culpabilidad de no hacer primero unas cosas y más tarde otras.

Ahora estoy sola. Debo idear mi propia armonía, mi propia manera de hacer y de sentir y no es malo, solo distinto.

—————————

¿Os ha ocurrido?

GRACIAS POR VUESTRA LECTURA. 

©Historias con ‘K’

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s