Una casualidad sin final.

¡HOLA, mis seguidores, lectores habituales y nuevos lectores! Los días no parecían tener sentido, su jefe ya le había encargado ir a tres empresas corporativas a las que dar una charla para una nueva cooperación. Charla que debía ser bien comunicada. Por ahora no se hacían envíos internacionales, pasar las notas ya habituales para los encargos y posibles detalles que parecía que era lo único en lo que, por casualidad, nadie fallaba. Ello tenía la explicación de que se les había mencionado tajantemente que se debía obsequiar al comprador por un limite de compras establecidas. Aquello también fue difundido a … Continúa leyendo Una casualidad sin final.