Adicta.

¡HOLA, mis seguidores, lectores habituales y nuevos lectores! Imagen extraída de Google Solía mirar el móvil, con la esperanza de hallar un mensaje, una llamada perdida, un mensaje de voz, que le indicara que el amor que le hacía perder la cabeza, se le arremolinaran los sentimientos y por consiguiente quedara en un estado de prendamiento casi imposible de deshacerse de él. Él solía quedar con ella más bien poco, solía contentarla con la excusa de que quería estar con ella cuando no encontraba a otra que le supliera aquellas horas muertas. Como pañuelo usado, como última opción y más … Continúa leyendo Adicta.