#7 El ritual hacia la amistad

Acaricio las mañanas acompañada de un café que ni frío ni caliente por la presencia del calor que ahora pesa sobre nuestros cuerpos. El repiqueteo de la cucharilla, más que característico anuncia una mañana de cafeteo, de conversaciones mentales conmigo misma. No logro entender cómo comenzó esa vieja costumbre. Inicie esa costumbre cuando las compañeras de instituto se negaron a dirigirme la palabra. Desde entonces, es un ritual que acostumbro hacer desde primera hora de la mañana acompañada por el meneo del agua sucia que cuando aprieta el sueño acostumbre a deleitar.

Por mi mente han pasado desde la infancia hasta la juventud. Pocas veces se acontecen recuerdos de hace apenas un año. Los recuerdos de la niñez siempre fueron algo dulcificados, pero hay una pequeña que en aquella época temía a la oscuridad, enfrentaba a los compañeros, negándose a desembuchar algo próximo a una palabra. En mi, anidaba algo , el qué lo dejaremos para el presente pero en la juventud los andares iban en la misma dirección, solía jugar sola, y aunque en la niña que era en su interior quería jugar con otros niños, había una fuerza sobrehumana que la impedía llevar a cabo esa acción.

No me desprendí de mi muñeca hasta tener una edad algo ya crecidita. Seguía siendo pequeña pero quizás el duelo a la amistad que no se me era concedida, lograba que la muñeca fuera esa amistad que pensaba, que veía pero nunca llego a puerto.

La juventud, ese vendaval de emociones que se convertían en ventiscas. Emociones a flor de piel, que ingratos llegamos a ser con nuestros sentimientos arremetiendo contra todo por no comprender los cambios en nuestro interior, por querer crecer demasiado, por querer que nos tomen como mayores, en cuenta…

En la juventud los ánimos se caldeaban música a todo volumen, el resquemor de la “injusta vida” vociferaba, aullaba desgarrando no solo mi interior, sino a todo el que se terciara en mi camino. Que poca empatía se podía tener cuando te habían amarrado para que una hiciera exactamente aquello que no implicaba peligro. Es más cómodo estar en campo de visión de la otra persona que dejar experimente y si duele, dolerá, pero pasará.

La creencia de un amor no es el resultado de una vida plena pero, en esa etapa la creencia de que con amor todo se resolverá es más un hecho que una realidad. A veces, esa realidad, se distorsionada demasiado. No es bueno obsesionarse con una idea, pero ¿qué se puede hacer cuando todas las personas que has tenido y querido han desaparecido de tu alrededor? ¿Era tal vez una niña malcriada?

Con tan solo siete años, ya sabía lo que era sentirse más solo que cuando eres viejo y tus hijos se hacen mayores y la casa se queda sola, vacía. En definitiva, era un alma que caminaba en la penuria. Algo tan grande debería haber hecho al corazón más tosca, duro o tal vez incapaz de sentir como lo haría otro. El anhelo es algo que anidaba constantemente en mi interior. Si algo tenía que ocurrir, nunca ocurrió y si tenéis esa sensación de que todo el mundo está para los demás y no para vosotros, si nunca has sentido lo que es la amistad.  Os diré la pregunta que ronda en mi cabeza: ¿Para qué sirven las amistades?

A simple vista, el poder que ello con lleva diríamos que para no mascullar el infierno que a veces unos sienten, para llenar ese vacío que el otro tiene pero para mí la amistad no es nada de eso, la amistad es aceptar que la otra persona puede ser diferente y sin embargo comprenderla, enfadarse, y hablarse, volverse a enfadar y acogerse más amigas que nunca. No entiendo ese amor de amistad en el que uno tiene que estar por encima de los demás. Amistad es contarse todo, ¿Por qué escatimar? Por qué contar lo que uno cree o le interesa? Si te has sentido en esa situación no creo que sea amistad verdadera. Uno puede creer que es mejor no contarlo todo, pero ¿No dices que es tu mejor amiga?

 

 

Historias con “K”

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s